Descubrir Barcelona en bicicleta 

Con más de 270 kilómetros de vías ciclistas, Barcelona cuenta con una gran red de carriles bici para desplazarse en bicicleta. Estos numerosos itinerarios son ideales para descubrir los lugares más emblemáticos de la ciudad, como el paseo marítimo de la Barceloneta, el barrio del Born, Ciutat Vella, Poblenou y el Eixample. Barcelona en bicicleta es una ciudad muy apreciada por turistas y los barceloneses.

Aqui puedes encontrar una mapa de las lineas de bici en Barcelona

JUNTO AL MAR

Perfecto para toda la familia, este paseo permite disfrutar de la brisa marina y de las vistas al mar durante gran parte del trayecto. 

Empieza en la Barceloneta, pasa por la punta a los pies del Hotel W (Vela) y dirígete hacia el Hotel Arts, donde verás el puerto olímpico y su zona de ocio.

Por el camino, pasará por algunas de las playas más bonitas de Barcelona. Continúe hasta la zona del Fórum, donde podrá iniciar el regreso por el mismo camino o hacer un bucle y dirigirse hacia el Arc de Triomf y el Parc de la Ciutadella.

LOS PRINCIPALES MONUMENTOS

Si sólo dispone de unas horas para descubrir Barcelona, súbase a su bicicleta y admire los monumentos más emblemáticos de la ciudad.

Empiece por el centro, desde la Barceloneta, y diríjase al Parc de la Ciutadella, (sede de la exposición universal de 1888) que podrá visitar fácilmente en bicicleta. Después, diríjase al Arc del Triomf, que está justo al lado.

Un poco más adelante, diríjase a la Sagrada Familia. Seguidamente, por la calle Provença al Passeig de Gràcia, donde podrá ver La Pedrera (Casa Milà), y La Casa Batlló del arquitecto Antoni Gaudí. Y admirar la Mansana de la discordia, Casa Amatller de Josep Puig i Cadafalch y la Casa Lleo Morera  del arquitecto Lluís Domènech i Montaner.

La siguiente parada es el Palau de la Música Catalana, un magnífico auditorio, patrimonio de la UNESCO que puede visitarse durante el día y disfrutar de los conciertos y actividades por la tarde/noche. 

No muy lejos se encuentra la magnífica Catedral de Barcelona, que no debe perderse. 

Termine en el monumento a Colón y regrese lentamente a la Barceloneta por el Mol de la fusta.